innovacio tecnològicaLos países con mucha innovación tecnológica generan grandes crecimientos de PIB y empleo de calidad, por ello, innovar se ha convertido en la principal estrategia para garantizar la competitividad de las empresas y los territorios. Pero innovar es un proceso muy complejo que sólo puede ser liderado por las empresas, dado que son las únicas que pueden convertir nuevas ideas en productos o procesos innovadores y comercializarlos, generando riqueza. Y es aquí donde Eurecat nos situamos como puente entre las universidades y centros de investigación, generadores de conocimiento básico, y los proyectos de tecnología aplicada que necesitan las empresas, para ayudarlas a incrementar y sistematizar su innovación, contribuyendo a construir un sistema de innovación potente para ser más competitivos.

Con este fin, vamos por delante de las necesidades tecnológicas actuales de las empresas, invirtiendo en líneas de anticipación a 2/3 años, invertimos constantemente en infraestructuras científicas y tecnológicas, hacemos vigilancia tecnológica para anticiparnos a las necesidades de las empresas y las nuevas competencias que se requerirán y generamos programas y metodologías específicas para ayudarlas en la transformación digital.

Actualmente, el 50 por ciento de nuestra actividad es con empresas pequeñas y medianas catalanas, que cada vez más confían en nosotros para innovar e incorporar los cambios que requiere la digitalización, y estamos avanzando también por ser un referente en transferencia de tecnología y de conocimiento para las grandes compañías, con soluciones multidisciplinares y multisectoriales.

En este contexto, la proyección de Eurecat para 2025, teniendo en cuenta un PIB como el catalán, es llegar a 175 millones de euros de ingresos totales, 1.700 trabajadores y 58 millones de euros de inversión en proyectos de anticipación tecnológica. Si logramos estos objetivos, el efecto inducido será un crecimiento de la inversión en I+D sobre el PIB de aproximadamente 2 décimas anuales, aproximándonos a los estándares europeos más avanzados. Las magnitudes previstas para el presente ejercicio nos sitúan en 51 millones de euros de facturación, con un crecimiento del 54,6 por ciento respecto a 2015, y con incrementos del 89 por ciento en número de clientes, del 39 por ciento en equipo de trabajo y del 133 por ciento en facturación por proyectos con empresas, un ritmo que, de mantenerse, nos acercará a esa meta.

Un ejemplo de esta dinámica es también la reciente inauguración de nuestras nuevas instalaciones en el 22@, un entorno altamente dinámico y tecnológico, donde ampliamos nuestra presencia. Sin embargo, somos un proyecto de largo recorrido donde tenemos por delante todavía pasos importantes para completar nuestra oferta con nuevas alianzas e integraciones para llegar a más empresas, aportándoles más valor, y donde es primordial el compromiso de nuestro equipo y el apoyo de nuestros patrones, clientes y aliados estratégicos.