La crisis generada por el Covid-19 ha impactado en la sociedad y las empresas y ha presentado nuevos retos y nuevas oportunidades. En este contexto, Eurecat trabaja para identificar las nuevas necesidades y tendencias y transformarlas en proyectos de innovación para ayudar a la industria a adaptarse y prosperar. Así lo explica el director de Desarrollo de Negocio Industrial de Eurecat, Guillem Quintana, en esta entrevista, donde destaca nuevas tecnologías sobre las que se sostendrá el crecimiento de la sociedad, la economía y la industria en la nueva normalidad.

¿En el escenario actual marcado por el SARS-CoV-2, cuáles son los principales retos a los que debe hacer frente la industria?

El reto principal es preservarse a corto plazo. El segundo reto es identificar o intuir certezas en estos momentos de enorme incertidumbre para reconfigurarse con sentido y adaptarse al mundo que vendrá. Como se transformará el escenario? En qué cambiarán mis clientes? Mis canales? ¿Qué puedo hacer para estar allí? Entender el mundo que viene es imprescindible para ganarse un lugar, pero también es cierto que en medio de la tormenta todo esto es difícil.

¿De qué manera Eurecat puede ayudar a las empresas a adaptarse a la nueva normalidad y a las nuevas necesidades causadas por la crisis de el Covid-19?

El post-Covid-19 genera una nueva normalidad que requiere un proceso de adaptación. Aparecen riesgos, amenazas y también oportunidades. Hay que innovar con sentido económico y sentido estratégico. Desde Eureca podemos ayudar en todo esto. Identificar ventanas estratégicas, retos, necesidades y transformarlas en proyectos de innovación que se materialicen en nuevos procesos, nuevos productos y nuevos servicios que lleguen en el momento adecuado, con sentido de oportunidad en el nuevo contexto.

¿Nos podrías dar algún ejemplo?

En Eurecat llevamos semanas analizando el futuro tecnológico que nos depara la nueva normalidad. Ya estamos trabajando, por ejemplo, para el sector ferroviario con la empresa RolenTech, con soluciones touchless para sustituir botones, sensores y pulsadores. Desarrollamos superficies viricidas y bactericidas basadas en recubrimientos, en materiales aditivados, en nanotextures y en microcápsulas, entre otros. Tenemos capacidades para desarrollar, ensayar y validar sistemas y tecnologías de desinfección, como hemos hecho con los equipos de ultravioletas de la empresa E. Vila Projects, y nos hemos capacitado para ensayar materiales para la fabricación de mascarillas. Se trata de un servicio nuevo que iniciamos de forma solidaria en el momento de máxima urgencia sanitaria y que ha despertado cientos de consultas en pocas semanas y muchos servicios. Los ensayos de materiales nos permiten colaborar muy estrechamente con empresas y generar buenos vínculos de confianza y equipos de trabajo. También, nos adaptamos rápidamente para poder impartir nuestros cursos de formación en modalidad online adaptando formatos y contenidos. Y además, seguimos haciendo formación en streaming, una opción que ya era habitual en algunas empresas de referencia, como por ejemplo Between Technology, pero que se ha generalizado.

¿Qué aporta la innovación tecnológica en este proceso?

Es absolutamente imprescindible. Vivimos en la era tecnológica y adaptarse requiere transformarse y innovar. Hacerlo bien es sobrevivir y prosperar. Para facilitarlo, desde Eureca innovamos con las empresas, para que puedan ser competitivas en el mundo post-Covid-19.

¿Te atreverías a hacer un pronóstico sobre cómo evolucionará la industria en los próximos 4-5 años?

En primer lugar, tendremos que medir el impacto y la magnitud de la disrupción. Entonces, habrá perspectiva para entender la profundidad de los cambios en la nueva normalidad. Vivimos un contexto de enorme incertidumbre y se hace difícil hacer previsiones. Pero sí es posible, pienso, prever algunas tendencias que ya teníamos identificadas y que se han acelerado. Veremos un impulso de la industria 4.0, la transformación digital, el 5G, la Inteligencia Artificial, el Big Data, la economía circular, la reducción de emisiones, los ODS, objetivos de desarrollo sostenible y la agenda 2030, entre otros.