El Hospital de Sant Pau, la ingeniería QEV Technologies, la compañía automovilística Nissan y el centro tecnológico Eurecat han desarrollado el respirador Q-Vent para su utilización en las UCIs hospitalarias a fin de paliar la falta de equipos generada por el Covid-19 en todo el mundo, cuyo diseño está pensado para contribuir al abastecimiento de los países emergentes, dadas sus prestaciones a nivel de accesibilidad, flexibilidad y fiabilidad.

El respirador Q-Vent, que ya ha sido autorizado por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), para ser usado en investigación clínica, se ha testado en las instalaciones del Institut de Recerca del Hospital de Sant Pau – IIB Sant Pau (Barcelona) con excelentes resultados. Las primeras 20 unidades serán donadas a CatSalut, con la finalidad de seguir contribuyendo a la aportación de recursos a las UCIs de Catalunya y al desarrollo del estudio clínico en curso para la optimización del equipo.

Q-Vent es un equipo portátil de 22kg desarrollado por QEV Technologies y el Institut de Recerca del Hospital de Sant Pau – IIB Sant Pau que automatiza un dispositivo resucitador que asiste manualmente la respiración del paciente, con la finalidad de suplir la falta de respiradores convencionales automáticos ante la situación de emergencia generada por el nuevo coronavirus en todo el mundo.

El objetivo del Hospital de Sant Pau, QEV Technologies, Nissan y Eurecat es poner a disposición de cualquier mercado un respirador accesible y de fácil uso, pero, robusto y fiable, a la vez.

“Desde el principio de la epidemia asumimos el reto de desarrollar un sistema portátil de bajo coste, que pudiese llegar a todos los rincones del mundo, sobre todo a aquellos países emergentes donde el Covid-19 iba a causar grandes daños y a los que la mayoría de pacientes no iban a tener acceso a los respiradores. Y gracias al esfuerzo y ganas de todos, se ha conseguido”, explica Miguel Valldecabres, CEO de QEV Technologies.

“Desde Sant Pau apoyamos esta iniciativa para luchar contra el covid-19. Creemos necesario ayudar a países emergentes que tienen capacidades económicas inferiores a las que tenemos en Europa y por ello apoyamos el proyecto de QEV Technologies para que este respirador sea útil en las UCIs de cualquier lugar del mundo”, confirma el doctor José M. Guerra, coordinador científico del proyecto, médico de la Unidad de Arritmias del Hospital de Sant Pau y Coordinador del Grupo de Investigación en Cardiología Clínica y Translacional, del Instituto de investigación de este centro.

Nissan desarrolla el proceso productivo

La fabricación del Q-Vent se iniciará esta semana en la planta de motores y cajas de cambios de la Zona Franca de Nissan, cuyos ingenieros han desarrollado el proceso productivo para su fabricación en serie, con una capacidad de 180 unidades al día.

Eurecat se ha encargado del asesoramiento en el diseño de componentes y de la producción de algunos de ellos, así como de la gestión del proceso para la inclusión de hospitales en el estudio clínico, como es el caso de la Fundación Althaia (Hospital Red Asistencial Universitaria de Manresa).

Control de la frecuencia, presión y volumen de oxígeno aportado

Q-Vent permite controlar los valores de frecuencia, presión y volumen de oxígeno aportado al paciente e incluye un sistema de seguridad con alarmas sonoras y una batería interna auxiliar que, ante una eventual falta de corriente, le da una autonomía de al menos 36 minutos. El dispositivo es monitorizado y controlado por un ordenador PC con sistema operativo Windows que se suministra y mediante el software Open source -Covid Patient Tracker-. El software posee conectividad remota y no requiere configuración, permitiendo su utilización inmediata.

Sistema de seguridad con alarmas

El software ha sido diseñado para garantizar su funcionamiento estable en el tiempo e incorpora un sistema de alarmas acústico. Estas alarmas se activan tanto ante una desconexión accidental como ante cualquier alternación en los parámetros programados o medidos.

Conectividad

El Q-Vent cuenta con el software Open Source -Covid Patient Tracker- que permite monitorizar y controlar desde un mismo PC un número ilimitado de respiradores en tiempo real, reduciendo esto el tiempo de supervisión médica requerida.

Agradecimientos

El Hospital de Sant Pau, la ingeniería QEV Technologies, la compañía automovilística Nissan y Eurecat agradecen todo el apoyo recibido por sus proveedores y colaboradores, y hacen mención especial al apoyo brindado por la AEMPS, CatSalut, ACCIÓ y LGAI.