TRAM ha puesto en marcha un nuevo sistema de recopilación de datos de origen y destino de las personas usuarias para mejorar sus estudios de la demanda y poder estudiar la adaptación de su servicio a los resultados.

El centro tecnológico Eurecat ha aportado, junto con la startup catalana Air-Fi, la tecnología necesaria para el establecimiento de modelos destinados a inferir el uso del tranvía con la integración de diferentes fuentes de datos y la implementación de un sistema basado en Internet de las Cosas (IoT). La solución se basa en detectar las señales wifi anónimas de los móviles de las personas usuarias cuando entran en el tranvía, durante su trayecto y cuando salen del vehículo, conjuntamente con la geolocalización de cada uno de los tranvías, el sistema de conteo de usuarios habitual de TRAM y sus datos históricos. Gracias a los modelos matemáticos desarrollados, se obtiene una matriz de origen-destino que permite analizar los hábitos de uso de los viajeros en las diferentes paradas y líneas del Tranvía.

Toda esta información big data se almacena en una plataforma interactiva que permite filtrar los datos – por fecha, hora, línea, parada, zona, dirección, número de vehículo, etc. – para dar resultados mucho más precisos y, en un futuro cercano, hacer predicciones utilizando los datos almacenados.

El cálculo de los trayectos origen-destino de los viajeros supone una mejora en la capacidad y precisión de los estudios de demanda de TRAM y facilitará poder estudiar cambios en su servicio que se adapten mejor a la demanda real, en el momento en que sean necesarios.

Durante el 2020, se ha llevado a cabo la instalación final y ha comenzado el análisis de los datos.

PIE DE FOTO: tranvías de Barcelona, ​​imagen de TRAM.