Doce centros de investigación y universidades de Cataluña, entre los cuales hay el centro tecnológico Eurecat, han creado la agrupación FEM-IoT con el objetivo de impulsar la transferencia y la investigación en el ámbito del Internet de las Cosas (IoT) como un campo estratégico y de gran potencial dentro del sector TIC. A pesar de ser un mercado emergente, gracias al gran abanico de aplicaciones que ofrecen las tecnologías IoT, se prevé que en los próximos años se incremente ampliamente su demanda para mejorar la competitividad del tejido empresarial catalán en ámbitos como la industria, las ciudades o la movilidad inteligente.

Dado que el IoT se basa en una combinación de tecnologías conectadas, los doce centros que forman el proyecto son líderes en el desarrollo de soluciones IoT en áreas diversas como la conectividad, la sensórica, la computación, la ciberseguridad o la optimización del consumo energético. La agrupación, por lo tanto, permitirá generar un modelo de coordinación con la voluntad de compartir, colaborar y establecer estrategias comunes en la investigación y la transferencia de resultados. El principal objetivo de la agrupación es sumar capacidades para adaptarse mejor a las demandas de este mercado tecnológico, evitar la fragmentación de soluciones y garantizar la interoperabilidad.

Además del centro tecnológico Eurecat, FEM-IoT está formado por la Fundación i2CAT, líder de la agrupación, la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), la Universitat Pompeu Fabra (UPF), la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), la Universitat Rovira i Virgili (URV), el Barcelona Supercomputing Center – Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS), el Centre Internacional de Mètodes Numèrics a l’Enginyeria (CIMNE), el Centre Tecnològic de Telecomunicacions de Catalunya (CTTC), el Centre de Visió per Computador (CVC), el centro tecnológico LEITAT y el Institut de Recerca en Energia de Catalunya (IREC).

Dos proyectos para Smart Cities

La agrupación impulsará dos proyectos de investigación para trabajar conjuntamente los retos de futuro del IoT en Cataluña, concretamente en el ámbito de las ciudades inteligentes.

El primer proyecto, denominado “Infraestructuras de Calle Conectada” y coordinado por la Fundación i2CAT, tiene el objetivo de diseñar una arquitectura global e integrada capaz de dar respuesta a todas las necesidades de conectividad y servicios de una ciudad inteligente. Concretamente, el proyecto analizará cómo este modelo de infraestructura puede dar cabida a los requerimientos de movilidad y latencia de los vehículos conectados y, más adelante, de los vehículos autónomos y los drones. Además, aparte de trabajar para reducir la fragmentación de las soluciones existentes, el proyecto también desarrollará tecnologías de bajo consumo como base para conectar los miles de dispositivos que se prevé desplegar en las ciudades del futuro.

La recogida masiva de datos es una de las principales características de las plataformas IoT en el ámbito urbano. Para promover una eficaz compartición y explotación de estos datos, FEM-IoT pondrá en marcha un segundo proyecto bajo la coordinación de CIMNE, denominado “Valorización de los datos del IoT”, con el objetivo de unificar estándares de hardware y software. Este proyecto se centrará, inicialmente, en dos casos de uso de la ciudad de Barcelona: el del control de los flujos energéticos en las calles y el del control de la movilidad e intensidad del tráfico.

FEM-IoT es una de las 9 agrupaciones de tecnologías emergentes acreditadas por la Generalitat de Catalunya y está cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional de la Unión Europea en el marco del Programa Operativo FEDER 2014-2020 con una dotación de 1.997.659 euros.