El mundo vive una constante evolución tecnológica y una creciente conciencia sobre el entorno y la salud. En este escenario, la Dirección Científica de Eurecat, trabaja para anticiparse a las necesidades de las empresas para responder a sus inquietudes en el momento adecuado. Así lo explica en esta entrevista el nuevo director científico de Eurecat, Daniel Casellas, quien pone de relieve la vocación del centro tecnológico de hacer a las empresas partícipes de la investigación que desarrolla y, al mismo tiempo, captar sus retos de futuro y dirigirlos conjuntamente.

¿Cuál es la tarea que lleva a cabo la Dirección Científica de Eurecat?
La misión de Dirección Científica es promover, apoyar y velar por la excelencia científica de Eurecat, con el objetivo de atraer talento, posicionar científicamente Eurecat a nivel internacional y generar conocimiento propio para ofrecer nuevos servicios tecnológicos diferenciales. Creo que es uno de los rasgos diferenciales respecto a otros centros tecnológicos; creemos que la investigación y la excelencia científica nos hará ser más competitivos, más ágiles en responder las necesidades industriales y nos permitirá entender mejor los retos emergentes.

¿Sería como hacer de radar tecnológico para las empresas?
En Eurecat hacemos investigación aplicada y, por tanto, nuestras tareas de investigación, desarrollo e innovación deben terminar llegando al mercado en un plazo relativamente corto de tiempo. Hay que recordar que en investigación la inmediatez no es óptima ni sinónimo de excelencia, por eso en algunos casos la transferencia tecnológica necesita un tiempo de maduración. En este sentido, y como nuestra investigación está enfocada a mercado, podríamos decir que somos más que un radar; nos anticipamos a las necesidades de las empresas para responder sus inquietudes en el momento adecuado.

En el escenario actual, ¿cuáles son los caminos óptimos para facilitar la transferencia del conocimiento al tejido empresarial e industrial?
Los retos tecnológicos están en constante evolución y hay que identificarlos desde el inicio para facilitar la transferencia de conocimiento. Una buena estrategia es poner en marcha proyectos de investigación en colaboración con empresas, donde la empresa entiende desde el principio el tempo de la investigación y pone medios para alcanzarla conjuntamente con Eurecat. Existen instrumentos de financiación nacional y europea que facilitan este camino y en Eurecat los utilizamos con éxito, involucrando empresas catalanas en proyectos de investigación de ámbito europeo.

¿Qué tipo de iniciativas lleva adelante para conseguirlo?
A parte de proyectos consorciados a nivel internacional, donde solemos involucrar a toda la cadena de valor y, por tanto, facilitamos que la investigación llegue a mercado, estamos poniendo en marcha campañas de difusión de nuestra investigación, acercándola a las empresas. Queremos hacer al tejido empresarial e industrial partícipe de nuestra investigación y al mismo tiempo captar sus retos de futuro y dirigirlos conjuntamente.

¿Te atreverías a hacer algún pronóstico sobre las innovaciones tecnológicas que marcarán los próximos años?
Vivimos en una constante evolución tecnológica y una creciente conciencia sobre nuestro entorno y nuestra salud. Sin la bola de cristal para predecir las próximas innovaciones, sí creo que éstas estarán ligadas al mejor uso de los recursos naturales y al desarrollo de procesos industriales y de materiales sostenibles, el tratamiento de datos para tomar decisiones óptimas e inmediatas, a la nutrición personalizada y, de forma más genérica, a la hibridación de tecnologías industriales y digitales.