La sede del centro tecnológico Eurecat en Mataró ha cedido material de protección individual procedente de sus laboratorios, así como mascarillas hechas en la sede de Canet de Mar, al Hospital de Mataró para ayudar a paliar la falta de material sanitario para hacer frente al coronavirus.

La donación, que ha incluido 4.000 guantes, 500 patucos, 60 batas, mascarillas y gafas de protección, se enmarca dentro de la cesión de material que el centro tecnológico ha hecho las últimas semanas a hospitales y organismos.

Dentro de las acciones de Eurecat para combatir el COVID-19, Eurecat, la Diputación de Barcelona, ​​a través de su Centro de Investigación y Transferencia de Tecnología Textil de Canet de Mar – Escuela de Tejidos de la corporación, y la startup catalana Treematernity han fabricado 3.000 cinturones de monitorización fetal de un solo uso para mujeres embarazadas, que son un complemento de registro de bienestar fetal empleado en las salas de partos. Los cinturones, que se denominan Belty, permiten evitar la reutilización de las correas tradicionales y la carga bacteriana que ello conlleva, por lo que ofrecen más seguridad frente al coronavirus.

En las últimas semanas, el centro tecnológico ha movilizado las capacidades multitecnológicas a sus diferentes sedes para hacer frente al COVID-19, las cuales engloban el desarrollo de dispositivos, de software y hardware para el tratamiento de datos, de experiencia en inteligencia artificial aplicada a la bioinformática, infraestructuras para ensayos y análisis biotecnológicos y la creación de plataformas y transferencia de conocimiento, entre otros.

Con el Hospital de Sant Pau, la ingeniería QEV Technologies y la compañía automovilística Nissan, Eurecat ha contribuido al desarrollo del respirador Q-Vent para su utilización en las UCIs hospitalarias para paliar la falta de equipos generada por el COVID-19 en todo el mundo.