El centro tecnológico Eurecat participa en el grupo de seguimiento impulsado por la Agència Catalana de l’Aigua (ACA) con el objetivo de identificar la posible presencia del virus SARS-CoV-2 en varias estaciones depuradoras de las comarcas catalanas, a partir del análisis de las aguas residuales.

Esta iniciativa, con una inversión inicial de unos 400.000 euros, comprende controles semanales y quincenales en cincuenta y seis depuradoras catalanas. Se trata de una herramienta complementaria para el Departament de Salut en el control y seguimiento de la pandemia. El objetivo es detectar la posible presencia de genes y observar su evolución en cada planta, dado que se ha demostrado la capacidad de detectar ARN de SARS-CoV-2 en las aguas residuales entre seis y veintiún días antes de que se diagnostiquen los primeros casos.

Eurecat, el Institut Català de Recerca de l’Aigua (ICRA) y la Universitat de Barcelona, ​​a través de dos laboratorios de investigación, se encargarán de la coordinación y comparación de resultados a nivel europeo y mundial a través de diversas iniciativas, como Sewers4Covid y la promovida por la Comisión Europea para la evaluación de la viabilidad de un sistema de control de las aguas residuales en toda la UE para la vigilancia del SARS-CoV-2, las cuales cuentan con la participación y el impulso de Eurecat. En este sentido, se pretende crear un espacio de coordinación europeo en seguimiento epidemiológico y de salud con datos contrastados, con el objetivo de facilitar la coordinación de medidas y actuaciones.

La Agència Catalana de l’Aigua ha impulsado la creación del grupo de trabajo que incluye personas expertas del mundo científico. El proyecto cuenta con la experiencia y el conocimiento del Institut Català de Recerca de l’Aigua, que coordina el grupo de trabajo, con la participación de dos laboratorios especializados de la Universitat de Barcelona y de Eurecat.

Control en el 80% de las aguas residuales

Cataluña dispone actualmente de 527 depuradoras que sanean las aguas residuales del 97,1% de la población catalana. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que treinta y cinco de estas estaciones depuradoras tratan el 80% del total de las aguas residuales, al ser plantas que están en las zonas más pobladas de Cataluña.

El programa prevé la recogida periódica (semanal o quincenal, según el caso) de una muestra de agua de los colectores de entrada a cincuenta y seis depuradoras de agua residual urbanas repartidas por todo el país. Estas cincuenta y seis depuradoras han sido seleccionadas atendiendo a criterios de población servida y representación territorial.

Los controles quincenales en dieciséis depuradoras se realizan en zonas con menos población y bajo riesgo de propagación, mientras que los muestreos semanales se reservan para las zonas de mayor población y movilidad. En algunos casos, se alterna el análisis de estaciones depuradoras situadas en la costa (a los meses de verano) y de montaña (en invierno) ligadas a variaciones estacionales de población.

Las muestras, una vez tomadas, se transportarán a los laboratorios de la Universitat de Barcelona y de Eurecat para su análisis. El ICRA hará un seguimiento de calidad e integridad del proceso para homogeneizar los protocolos de análisis y asegurar la fiabilidad de los posibles resultados positivos. Los resultados se trasladarán al Departament de Salut para su análisis y evaluación, como una herramienta complementaria para adoptar medidas y acciones a través del Procicat en el control de la pandemia.

La metodología fijada en el estudio se basa en la constatación científica de que la presencia del virus en la población se refleja en la presencia de restos genéticos del mismo en el agua residual. Si bien los estudios de la Organización Mundial de la Salud indican que el virus ya no es activo en la entrada de las EDAR, los métodos de análisis permiten detectar su presencia y concentración, incluso antes de que aparezcan casos clínicos. De esta manera el agua residual se convierte en un apoyo muy valioso para la detección avanzada tanto de la aparición de nuevos brotes como de la evolución y grado de extensión de la enfermedad.

Comisión de seguimiento

Para el diseño del proyecto se ha contado con la creación previa de un Comité de Expertos y Coordinación para discutir y valorar la idoneidad de poner en marcha esta iniciativa, los posibles problemas y retos y la elección adecuada de los procedimientos a seguir. Este Comité permanecerá activo durante todo el programa para hacer seguimiento de su evolución. El Comité de Expertos y Coordinación está formado por una treintena de científicos expertos en virología, epidemiología y genómica, profesionales de laboratorios de aguas residuales y de gestión de alcantarillado, de inteligencia artificial y analítica de datos, y de control del medio. Está integrado por técnicos de la ACA, del Departament de Salut, del ICRA, de la Universitat de Barcelona, ​​de Eurecat, del Centro de Regulación Genómica, de Agbar-Abemcia, de Cetaqua, del Catalan Water Partnership (CWP), de Ematsa y Barcelona Ciclo del Agua (BCASA). Se prevé, a lo largo de la puesta en marcha del programa, que se puedan ir añadiendo otros actores y expertos.