El Castillo de Montjuïc acoge la exposición «VIVIR EN MONTJUÏC. Memorias de un barraquismo olvidado», que recoge el testimonio de antiguos barraquistas de Montjuïc y fotografías que muestran la realidad de las personas llegadas a Barcelona provenientes de varios lugares de España en busca de mejores condiciones de vida, y que se establecieron en las barracas de la montaña de Montjuïc.

El equipo especializado en cultura y museografía del departamento de Consultoría del centro tecnológico Eurecat se ha encargado de la conceptualización de la exposición, los contenidos y de la coordinación técnica del proyecto. La exposición, organizada por el Instituto de Cultura de Barcelona (ICUB) del Ayuntamiento de Barcelona y producida por ALS y Eurecat, se podrá visitar hasta el 2 de agosto de 2020 en las salas 18 y 19 del Castillo de Montjuïc.

A partir de la memoria colectiva de los antiguos barraquistas, la muestra pone en valor la historia y el papel que tuvo el barraquismo en la Barcelona de la posguerra, y en concreto, la realidad de los barrios de barracas situados en la montaña de Montjuïc.

La primera sala de la exposición presenta un recorrido a través de varias puertas que invitan al visitante a hacer el viaje del inmigrante, la llegada a la ciudad de Barcelona y el proceso hasta encontrar o construir una barraca donde poder vivir. Un audiovisual con entrevistas a antiguos barraquistas pone de manifiesto cómo era la vida en Montjuïc, y como a pesar de las privaciones y limitaciones que implicaba la vida en un espacio tan reducido, eran felices y consolidaron lazos de amistad y solidaridad vecinal.

La segunda sala ofrece al visitante la posibilidad de adentrarse en una calle de los barrios de barracas de Montjuïc. Desde la vida de barrio, las construcciones y los materiales, hasta la organización de sus habitantes.

La muestra está comisionada por los antiguos barraquistas de Montjuïc Francesc Banús y Rafel Usero, y por el miembro del Centro de Estudios de Montjuïc Oriol Granados, quien tuvo un contacto personal temporal con las barracas de Montjuïc, a las sesiones dominicales y en escuela de Las Banderas.