La sede del centro tecnológico Eurecat en Cerdanyola del Vallès ha acogido hoy la jornada de presentación de resultados del proyecto europeo Optogenerapy, que ha desarrollado y validado preclínicamente el primer implante biofotónico subcutáneo basado en la tecnología optogenética, para administrar dosis de proteínas terapéuticas a pacientes con esclerosis múltiple.

El dispositivo incorpora un circuito electrónico impreso que activa una fuente de luz, la que controla la producción de proteínas terapéuticas por parte de unas células modificadas genéticamente, confinadas dentro del implante.

Durante la jornada, titulada “Innovación en el sector de la salud: soluciones, materiales y tecnologías innovadoras”, los socios del proyecto han explicado cómo han llevado a cabo el proceso de conceptualización y fabricación del dispositivo médico y cómo han superado los principales retos.

Según explica la coordinadora del consorcio, Biotza Gutiérrez, “las dimensiones reducidas del dispositivo y la necesidad de hacerlo lo menos rígido posible, priorizando la ergonomía, ha llevado a aplicar tecnologías como la impresión funcional flexible y adaptar moldes y piezas para su fabricación mediante microinyección industrial”.

El uso de electrónica impresa “ha permitido desarrollar un dispositivo ligero y confortable, que puede ser aplicable para la administración de otros tipos de tratamientos”, explica el director de la Unidad de Impresión Funcional y Dispositivos Integrados de Eurecat, Paul Lacharmoise.

La jornada también ha contado con la participación de expertos europeos en el ámbito de los dispositivos médicos como el investigador y profesor en la Universidad suiza ETHZ Marc Folcher, que ha explicado a la audiencia el concepto que hay detrás la solución del proyecto Optogenerapy, y Daniel Canavan, ingeniero en el departamento de I+D de la multinacional Boston Scientific, donde están trabajando para llevar el producto al mercado.

Los asistentes han podido visitar la nueva planta de Plastrónica de Eurecat, inaugurada el pasado mes de noviembre, la primera de estas características en Europa que pone a disposición de las empresas esta tecnología emergente que une la electrónica y los materiales plásticos para la producción de productos de alto valor añadido.

“La experiencia de Eurecat en el ámbito de la Plastrónica, que integra electrónica y materiales avanzados, abre la puerta a las empresas desarrolladoras de dispositivos médicos a innovar en este ámbito”, subraya el director de la Unidad de Materiales Plásticos de Eurecat, Enric Fontdecaba.

El consorcio Optogenerapy, liderado por Eurecat, está formado por once socios de siete países europeos, entre centros de investigación, universidades y empresas especializadas, entre las que se encuentran dos spin-offs de Eurecat, Neos Surgery y Ultrasion; la universidad suiza ETHZ, la universidad Politécnica Lodzka y la universidad Erasmus de Rotterdam; las empresas GeneXplain, ASE Optics Europe y Boston Scientific; y el instituto de investigación INSERM y el organismo de normalización español UNE.

Optogenerapy ha tenido una duración de 37 meses, ha contado con un presupuesto de 6,2 millones de euros y ha sido cofinanciado por la Comisión Europea con 4.777.258 euros, dentro del programa Horizon 2020.