La consellera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, Teresa Jordà, ha presentado en Constantí la Oficina Técnica de la Avellana, que está coordinada por el centro tecnológico Eurecat y que se inscribe dentro del compromiso del Departamento de Agricultura para desarrollar el Plan estratégico de valorización de la avellana.

“Avellana es sinónimo de identidad y tenemos que garantizar el futuro del sector y situar la avellana en el lugar que le corresponde”, ha manifestado la consellera durante la presentación.

El Plan estratégico de valorización de la avellana fijaba los objetivos necesarios para poner en valor la producción y garantizar la viabilidad económica de la avellana. Jordà ha explicado que, para ello, era necesario crear un órgano que coordinara el desarrollo de estas acciones y, por ello, se ha creado la Oficina de la Avellana, que trabajará de manera vinculada con el sector. Así, ha incidido en que “este es un compromiso alcanzado en el que estamos trabajando a fondo para sacar la avellana de la crisis que sufre hace años”.

La Oficina Técnica de la Avellana lleva a cabo seis grandes acciones estratégicas que suponen la creación de un panel de cata, un plan de acompañamiento y mejora empresariales, el fomento de la organización de eventos, el lanzamiento de campañas de fomento del consumo de avellana, la promoción en las escuelas y la mejora de la organización del sector.

Una de las tareas de la Oficina Técnica de la Avellana es ofrecer apoyo especializado a la innovación a los pequeños productores y cooperativas para mejorar la competitividad y proveer el mercado con el mejor producto con una mayor eficacia. Además, vela por situar la innovación como una prioridad y un reto permanente de las empresas, generar más valor añadido y crear un tejido empresarial fuerte. En este sentido, Jordà ha explicado que “tenemos que conseguir también una mejor comercialización de la avellana y definir las líneas de trabajo que han de garantizar el futuro de este sector”.

La Oficina Técnica también promueve la mejora de la organización del sector para dotarlo de una estructura que permita unificar estrategias. Concretamente, apoya la creación de la Interprofesional de la Avellana, una acción clave para la organización del sector.