El centro tecnológico Eurecat lidera el proyecto MED4Youth, que desarrollará un estudio clínico a nivel europeo con el objetivo de demostrar que una dieta mediterránea hipocalórica y enriquecida con productos característicos del Mediterráneo, como la granada, los garbanzos, los frutos secos y el pan de masa madre de cultivo, es más efectiva en la reducción de peso y de factores de riesgo cardiovascular asociados a la obesidad juvenil que una dieta hipocalórica convencional baja en grasa.

El estudio tendrá una duración de cuatro meses y se llevará a cabo con 240 adolescentes con obesidad de entre 13 y 17 años de España, Portugal e Italia. Por primera vez, “se hará un estudio de estas características con participantes de diferentes países mediterráneos”, explica la coordinadora del proyecto, Aurora Sesé.

En el marco de la investigación, se utilizarán tecnologías ómicas que “permitirán conocer con más profundidad los mecanismos a partir de los cuales la dieta mediterránea ejerce sus efectos saludables, en base al análisis de las poblaciones bacterianas y de los metabolitos presentes en el intestino”, describe el investigador principal del proyecto, Antoni Caimari, director del Área de Biotecnología de Eurecat.

“El estudio se completará con una aplicación web educativa para fomentar y mantener comportamientos saludables”, afirma Aurora Sesé.

Según Antoni Caimari, el proyecto tiene también el objetivo “de impulsar la producción y el consumo de productos saludables tradicionalmente mediterráneos, favoreciendo una demanda sostenida a largo plazo, fomentar la competitividad de las industrias del sector agroalimentario y reforzar los sistemas de producción locales”.

La obesidad juvenil en los países mediterráneos

La obesidad juvenil se ha cuadruplicado en los últimos 30 años, representando el 18 por ciento de niños y adolescentes de entre 5 y 19 años con sobrepeso u obesidad, según datos del 2016 de la Organización Mundial de la Salud, con una incidencia particularmente más alta en países mediterráneos como Italia, España y Portugal.

A la obesidad se le asocian tasas crecientes de diabetes, hipercolesterolemia, enfermedad del hígado graso no alcohólico o hipertensión, que son factores de riesgo para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares en la edad adulta.

La incidencia de productos típicos del Mediterráneo

La empresa Panishop-Novapan se encargará de elaborar el pan que se utilizará durante el estudio de intervención nutricional. Las investigaciones científicas disponibles apuntan que el pan fermentado con masa madre de cultivo puede proporcionar mejores cualidades nutricionales y más beneficios para la salud que los panes convencionales de fermentación solo con levadura, aumentando la saciedad, disminuyendo la respuesta glucémica y modulando favorablemente la microbiota intestinal.

Los frutos secos, el humus y la granada, por otra parte, son fuentes ricas de diferentes compuestos bioactivos con efectos cardioprotectores y antiobesidad, como los ácidos grasos mono y poliinsaturados (MUFAs y PUFAs), fibra, vitamina E y diferentes compuestos fenólicos.

El consorcio del proyecto MED4Youth, coordinado por el centro tecnológico Eurecat, cuenta también con la participación de la Universidad de Parma (Italia), la Universidad de Coímbra (Portugal), Shikma Field Crops (Israel), Scientific Food Center (Jordania) y Panishop-Novapan (España). El proyecto cuenta también con la colaboración de la Cooperativa Agrícola de la Selva del Camp (COSELVA), que subministrará los frutos secos a los participantes.

El proyecto forma parte del programa PRIMA, que tiene el apoyo de la Unión Europea y ACCIÓ, el CDTI, la Agencia de Innovación de Israel, el Ministerio de la Educación, la Universidad y de la Investigación de Italia (MIUR), el Fondo de Apoyo a la Investigación Científica de Jordania y de la Fundación para la Ciencia y la Tecnología de Portugal (FCT).